Vamos a la otra orilla

California. Hace unas cuantas  horas, en Ventura, California se presentó otro tiroteo masivo en los Estados Unidos. Un hombre de 28 años dio muerte a doce personas e hirió unos cuantos más en un bar de la ciudad. La masacre es la segunda matanza masiva en menos de tres semanas. Hace dos semanas otra persona dio muerte a otros tantos en una sinagoga judía en Pittsburg PA. Estos acontecimientos despedazan la tranquilidad humana. Lo triste de todo es que nos hemos vuelto un tanto insensibles. Estas matanzas han ocurrido tantas veces que ya parece como si fuera normal. Pero dónde está la normalidad?. Las cosas continúan como ayer. Los medios  de comunicación solo dedican unas cuantas horas a la propagación de la noticia, pero esa noticia quedará olvidada por la gran mayoría cuando otra noticia politica de momento la pueda reemplazar.

Triste y lamentable es la realidad en los Estados Unidos. La nuestra es una sociedad donde el demonio se ha infiltrado en todas las bases sociales.

La Asociación Nacional de Rifles invierte miles de millones de dólares protegiendo sus intereses y patrocinando las ideas y comprando las opiniones de los gobernantes del estado. El Congreso está saturado de personas que venden su moral por unos cuantos pesos y se se oponen abiertamente hacia políticas de control de armas en los Estados Unidos . Es triste y lamentable  reconocer que allí está plantado el demonio.

Debemos entonces levantar nuestras oraciones a Dios para que la iniquidad sea controlada. Para que su amor genere frutos en el corazón de las personas. Debemos desear que el ser humano mire hacia Dios y que la libertad que Dios ha hado al ser humano se canalice hacia el bien. Debemos pasar a la otra orilla. En esa otra orilla debemos ser testigos fieles de Jesús y eso nos permitirá  cambiar la sociedad.

Todo comienza en nosotros mismos. En el centro de nuestras familias debe estar centrado el propósito de seguir a Jesús. La mente y las actitudes de todos cambia inmediatamente cuando nos acercamos a Jesús y especialmente si lo hacemos de la mano de la Santísima Virgen. Roguemos al Señor para que terminen estas matanzas que tanto a afectan nuestra sociedad. Roguemos para que los que nos gobiernan sean iluminados por la luz de Dios; solo así podrán asumir sus puestos con justicia y con un alto nivel moral. Roguemos. OB

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s