…Y un poco de tristeza

Notarás amigo lector que empecé este blog con una historia llamada : Desde Denver con amor. Ahora completo la frase: Desde Denver con amor…..y un poco de tristeza. Al levantarse el sol en las mananas  se vislumbra un cielo azul. Denver es la ciudad soleada que es capaz de complacer hasta el turista mas exigente. Las montañas rocosas se levantan no muy lejos e invitan a la exploración. Es allí en una de ellas, claramente en Mt Evans; una altura imponente que se encuentra cerca de la ciudad y en donde a 14225 pies de altura se puede observar; en dias claros, una vista a 360 grados. Es allí en la cima donde  puede observarse  un ejemplo de la magnificencia de la creación de Dios.

Al subir a la cima se siente uno muy pequeño. La escarpada montaña invita al recogimiento; a centrarse en uno mismo y compararse con el resto de la creación. Como no asombrarse ante tan  bellas vistas!.  Al descender de aquel lugar pensaba e la infinita, maravillosa e insondable obra de Dios. Como puede Dios amarnos tanto y sostenernos?. Si el regalo de ese amor se percibe a cada instante! En todo y en todos!. De eso se trata este blog. Del amor de Dios. Del amor de Dios como lo percibe el ser humano. De como lo absorbe y lo experimenta. Es un amor infinito y bello. Pero espera, porque el titulo dice: “…y un poco de tristeza”?   Si el amor de Dios es tan grande…porque tanta tristeza?. Tanto sufrimiento? Tanto dolor?  La respuesta está en ti.

Siempre que llego a Denver después de visitar las montañas me embarga la tristeza. No por haberlas dejado, sino porque allí no se respira la miseria humana tanto como en la ciudad. El estado de Colorado aprobó el uso legal de la marihuana hace unos cuantos años. Sin descontar el hecho de que la industria  del “POT” ha generado una robusto incremento económico en todos los sectores y un crecimiento desbordante; también ha generado muchísima pobreza, inestabilidad familiar, destrucción de hogares, incremento en el uso de la droga y toda clase de perdiciones. El dinero que ha atraído la industria de la marihuana en el estado; aunque ha servido para el desarrollo económico ha generado un ambiente perverso. Hasta los niños en las escuelas se ven desde pequeños expuestos a esta maraña de actividades ilícitas que genera el uso de la marihuana. Es ahí donde está la tristeza. La tristeza de adaptarse al hecho de que el poder de unos pocos controlan la vida de la mayoría. Y entonces te preguntarás: “Y dónde está el amor de Dios en todo este esquema? ” El amor de Dior está presente manteniendo la luz encendida de los que se paran en la raya y protestan  y levantan su voz contra las políticas establecidas. Esta en la iglesia Católica que desde el púlpito  clama y ora para aliviar las consecuencias. El amor de Dios está en la masa indigente que ha sufrido la consecuencia y hoy en día han sido absorbidos por una sociedad indiferente. Dios les da el poder de continuar cada dia.

Si podríamos decir: Es triste. Pero la lucha de soldado de Dios es lucha fuerte e inagotable.  No debemos olvidar sin embargo; Dios lo tiene todo……en la palma  de Su preciosa mano.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s